Bolivia ratifica su derecho soberano de acceso al mar a través de la diplomacia

Al cumplirse 140 años de la defensa de Calama y de la inmolación del héroe nacional, Eduardo Abaroa, y después del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el 1 de octubre de 2018, Bolivia reafirma su derecho de volver a las costas del océano Pacífico.

Analistas sugieren retomar la vía diplomática

Esa posición fue expresada, por separado, por el exministro de Defensa y excónsul en Chile Wálker San Miguel, por el excomandante en jefe de las FFAA y general en retiro Edwin de la Fuente y la doctora en política internacional Karen Longaric.
Para San Miguel, más allá de lo sucedido en la Corte, “está el sentimiento de todo un pueblo que nunca renunciará a volver al Pacífico, entonces seamos realistas y también insistamos en que haya una excelente relación económica, comercial y luego se normalice diplomáticamente”.

Ambas naciones, en opinión del excónsul, tienen que mantener una relación bilateral fluida que incluya el tema marítimo, y si es necesario recurrir a facilitadores como Perú, Argentina o un organismo como la Organización de los Estados Americanos (OEA), además de reactivar el mecanismo bianual de consultas que existía en la Agenda de los 13 Puntos, que era de viceministros de Relaciones Exteriores y también de cancilleres.

APOYO INTERNACIONAL

“Gracias a la demanda, el mundo entero conoció la verdad de los acontecimientos y entendió lo que pasó por la invasión de Chile al puerto de Antofagasta (14 de febrero de 1879)”, señaló De la Fuente, quien valoró la solidaridad internacional, como la expresada por Grecia en la reciente visita del presidente Evo Morales a ese Estado.
Además, destaca que sectores sociales en Chile apoyaron la demanda marítima y que en el país, el reclamo por una salida soberana se mantiene inalterable, por lo que “hay que reavivar la llama del tema marítimo, no hay que bajar la guardia”.

VISIÓN NUEVA

Para Karen Longaric, doctora en política internacional, “es necesario que la Cancillería reflexione sobre las gestiones judiciales realizadas en la Corte Internacional de Justicia, que derivaron en un fallo totalmente adverso para Bolivia. Es importante analizar cuáles fueron los errores o bajo qué premisas se instauró el juicio en la Corte que pretendía obligar a Chile a negociar. En lo sucesivo no puede haber lugar a la equivocación”.
Además, considera que a partir del fallo de la Corte “hay que aceptar que la solución de este problema es por la vía política o diplomática, a través de una negociación, y no por la vía jurídica”.

En ese marco, Longaric refiere que se deben rediseñar las relaciones con Chile, “con una visión nueva, sin patrioterismos, sino con mucha objetividad y pragmatismo. Se debe restaurar el diálogo y estructurar una nueva relación de vecindad que procure consensos en las políticas de interés común, que por cierto son muchos, en la perspectiva de llegar posteriormente al diálogo sobre el tema marítimo”.

RELACIONES DIPLOMÁTICAS

Después del fallo y pese a que la carta que el presidente Evo Morales envió el 9 de octubre de 2018 a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, no tuvo respuesta, San Miguel opina que “se deberían restablecer las relaciones diplomáticas”.
Fundamenta esa posición en que “esta medida obliga al interlocutor a subir de nivel”. “Mientras no tengamos embajadores, el nivel de la conversación no llega a los jefes de Estado. El hecho de restablecer relaciones diplomáticas no debe ser tomado como que estamos cediendo algo de nuestra parte, sino más bien como un mecanismo para plantear los problemas, incluido el acceso al mar, al Gobierno de Santiago”.
“En un mediano plazo se deben ver los tiempos y el restablecimiento de relaciones. El personal consular es menor al de una embajada”, fundamentó.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *