Niño pierde la vista por negligencia médica en el IMSS en Uruapan #VIDEO

Charbell García @Charkovsky3_0

Uruapan, Michoacán.- Oscar, un bebé de apenas 5 meses de edad originario de la ciudad de Uruapan, ha sido diagnosticado con ceguera de por vida, discapacidad que pudo haberse evitado con una cirugía, sin embargo, el personal médico de un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social nunca ordenó la realización de dicha intervención; cuatro meses después de su nacimiento, el pequeño ya había perdido la vista.

Viridiana, madre del niño, cuenta que aunado a la negligencia médica que causó daños irreparables en los ojos del menor, el bebé Oscar tuvo que enfrentarse a la discriminación, pues a raíz del diagnóstico de la incapacidad visual, la guardería a la que asistió sus primeros meses de vida le negó el acceso, argumentando que el niño requeriría cuidados especiales.

La historia de Oscar comenzó el 25 de octubre de 2016, en el Hospital General de Zona No. 8 perteneciente al IMSS, en la ciudad de Uruapan, lugar donde nació con apenas 31 semanas de gestación. Al ser un bebé prematuro, presentó dificultades respiratorias y anemia de recién nacido, por lo que permaneció en incubadora durante 35 días.

El 30 de noviembre de 2016, Oscar abandonó el centro médico del IMSS ante las aparentes mejoras en su salud, según detalla la nota de alta hospitalaria.

Al pequeño le fue programada una primer cita con el pediatra para el día 8 de diciembre de 2016, quien a su vez lo canalizó con un oftalmólogo y un cardiólogo, pero al ser fin de año, el IMSS de Uruapan no contaba con los libros para agendar las dos citas con los especialistas, por lo que Oscar tuvo que esperar hasta el 17 de enero para la revisión ocular y cardiológica.

Viridiana afirma que durante la consulta con el oftalmólogo del IMSS Uruapan, Héctor Javier Ayala Sánchez, su hijo, que entonces estaba por cumplir 3 meses de vida, solo fue revisado con una lámpara y el médico no observó ninguna anomalía, por lo que le solicitó que fuera el próximo mes para una segunda revisión.

La cita quedó programada para el 16 de febrero, pero el oftalmólogo Héctor Ayala no acudió, por lo que pospusieron la consulta para el día 27 del mismo mes, fecha en que Viridiana y Oscar llegaron al centro hospitalario con una hora de anticipación para realizar la dilatación de pupilas, según narró la madre de 29 años de edad.

En su segunda revisión oftalmológica, el doctor detectó que el niño tenía cataratas en un ojo y en el otro, desprendimiento de retina, ambas afectaciones muy avanzadas, por lo que fue enviado al Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS, en Guadalajara, Jalisco.

Ahí, los padres de Oscar recibieron la noticia de que el diagnóstico proporcionado en Uruapan era erróneo, pues el pequeño tenía en ambos ojos las retinas desprendidas y en consecuencia, una discapacidad visual irreparable, daños comunes en los bebés prematuros pero que se evitan con una cirugía a las tres semanas de nacidos.

“Cuando nos da la noticia el doctor nos quedamos en shock, por qué no nos dijeron desde un principio que el niño iba a ocupar una operación. Si ahí por lo tardado de las citas no podían, yo hubiera buscado la forma de hacerlo por fuera. Ahorita ya no se puede hacer nada. Uno espera un niño con ansias, es mi primer bebé y te haces ilusiones de todo y después te salen con que tu bebé no va a poder ver”, lamentó Viridiana, la madre de Oscar.

Para las víctimas de este caso de negligencia médica, el martirio no acabó ahí. Tras el diagnóstico de ceguera permanente, la guardería “Paulita” a la que asistía el pequeño Oscar, y la cual también pertenece al IMSS, determinó que el niño necesitaba cuidados especiales y a partir de entonces le fue negado el acceso, según narró Viridiana.

Por ambas situaciones, la familia del bebé Oscar acudió a las oficinas regionales de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para presentar dos quejas contra el IMSS, una por negligencia médica y otra por discriminación.

“Esta queja se mandó a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, toda vez que la autoridad que interviene son el Instituto Mexicano del Seguro Social, y también es una guardería que depende en este caso de la Federación, para que se inicie una investigación y se deslinde cualquier negligencia médica que pudo haber existido”, refirió Víctor Hugo Contreras Vargas, encargado de la visitaduría regional de Uruapan de la CEDH.

Michoacán 3.0 acudió al centro educativo “Paulita” donde solicitó entrevistarse con la directora, Lilia García, para conocer las causas de la salida del menor Oscar, pero tal persona se dijo incapacitada para hablar del tema. Ayer, 29 de marzo, la Jefatura de Departamento de Guarderías del IMSS informó que ya se otorgó la entrada legal para que el niño sea recibido en dicho plantel.

La tarjeta informativa emitida por el IMSS, señala que Oscar fue rechazado debido a que su trámite de ingreso a la guardería no había finalizado con éxito, pues su madre, Viridiana, no acudió a una reunión debido a que se encontraba fuera de la ciudad en las consultas médicas.

Ahora la familia del menor invidente pide que se castigue al o los responsables de este descuido en el hospital IMSS de Uruapan.

“Que se haga justicia, aunque el daño ya está hecho. Que pague quien tuvo la culpa. Más adelante vamos a ver lo realmente difícil, porque nos va a tocar tomar clases, cursos para aprender con él el sistema braille, siento que de ahora en adelante todo lo que tenga que ver con él será de paga, porque va a estar difícil que lo acepten, por la discriminación, más que nada”, finalizó Viridiana.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *