Las madres que protegen al fútbol de la violencia

BBC  / Sport Recife

El fútbol brasileño vivió un duelo deportivo en 2014, pero hubo otro mucho más real y amargo para el país: 18 hinchas murieron por la violencia directamente relacionada con enfrentamientos entre barras rivales.

No fue un caso aislado en el fútbol sudamericano. 17 aficionados perdieron la vida en Argentina, mientras que también hubo muertes en otros países como Perú, Venezuela y México.

Durante años, las autoridades han implementado diferentes medidas con el objetivo de erradicar la violencia en el fútbol, pero el impacto de dichas iniciativas no ha sido del todo efectivo.

La región en la que se encuentra Recife es de las que registran un mayor número de casos relacionados con la violencia en el fútbol.

Es el caso de programas gubernamentales que para muchos especialistas no cuentan con el compromiso de todas las partes que deberían estar involucradas en garantizar la seguridad de los aficionados.

Una de esas partes la conforman los clubs, que están respondiendo a las críticas con la adopción de medidas con un foco más educacional y que, a través de formas más creativas, promueven un mensaje pacífico.

Brasil, por ejemplo, está apostando por algunas de ellas.

Palabras de madres

El pasado fin de semana, los aficionados que llenaron una de las gradas del Arena Pernambuco de Recife se encontraron con un particular escuadrón de seguridad durante el partido entre el Sport Recife y Náutico.

Las madres de un grupo de 30 aficionados del Sport, algunos conocidos por su mal comportamiento, fueron las encargadas de vigilar y velar por el desarrollo tranquilo del partido.

La idea, que fue propuesta por la agencia de publicidad que trabaja con el Sport, Ogilvy, fue divulgada por los sistemas de sonido del estadio.

Coincidencia o no, el clásico de una de las regiones con más casos de violencia registrados, transcurrió sin incidentes.

“Fue una forma de transmitir un mensaje con un fondo más emocional que represivo”, le dijo a BBC Brasil el director ejecutivo de creatividad de Ogilvy, Paulo Coelho.

“Causa un impacto mucho mayor para el hincha saber que su madre está en el estadio. Está claro que el problema de la violencia exige respuestas mucho más amplias, pero nosotros aportamos nuestra contribución”.

Mascotas “heridas”

Una campaña de la Orden de Abogados de Brasil en Santa Catarina, dirigida a reducir los incidentes en los estadios, apeló a la simpatía de las mascotas de los clubs del estado.

Las figuras de las mascotas aparecen como si hubieran sido atacadas por los aficionados, con vendas y bastones para caminar.

El eslogan de la campaña hace referencia a las consecuencias que tiene la violencia en los estadios en la salud y la fortaleza del fútbol.

Sentado con el enemigo

Los protagonistas de una de las rivalidades deportivas más feroces del fútbol, Gremio e Internacional de Porto Alegre, acordaron establecer un área mixta de aficionados para el clásico del próximo 1 de marzo.

El Internacional consiguió de la policía regional la autorización para promover esta iniciativa en su estadio de Beira-Rio, con el objetivo de que aficionados de ambos equipos se puedan sentar juntos para disfrutar el partido bajo un ambiente cordial.

En el próximo derbi entre Gremio e Internacional habrá un zona mixta entre las dos aficiones.

El plan del club es que unos mil socios puedan invitar a un reconocido hincha de Gremio, que sea de confianza, para asistir al partido.

“Puede ser un amigo, un vecino, un hermano o un papá. Es decir, que el aficionado colorado que quiera asistir al partido en el sector mixto no va a invitar a una persona que busque problemas, que no tenga control. Va a decirle a alguien con el que ya ve los juegos disfrutando de un asado”, explicó el director de administración de Internacional, Alexandre Limeira.

Privilegios cortados

La elección del periodista Marcelo Santana para la presidencia del EC Bahía, en diciembre, no llamó mucho la atención si no fuera por su falta de experiencia en administración deportiva.

La barras en Bahía perderan privilegios como las entradas gratis a los partidos.

El periodista ganó sin el apoyo de las barras organizadas de aficionados que respaldaron la candidatura rival.

La razón fue que durante su campaña Santana aseguró que mantendría el compromiso del presidente anterior, Fernando Schmidt, de cortar los beneficios a estas organizaciones, en especial la distribución de entradas gratuitas.

Según el sociólogo especialista en violencia en el fútbol Mauricio Murad, uno de los principales problemas a resolver es la infiltración en este tipo de organizaciones de delincuentes que incluso tienen antecedentes penales.

“Ha habido discusiones recientemente y tentativas de calificar a este tipo de organizaciones de ilegales, pero eso lo considero problemático por dos razones”, advirtió Murad.

“Primero porque nuestros estudios muestran que más del 90% de los integrantes de dichas barras de aficionados son pacíficos y sería errado criminalizar a toda la organización”.

“En segundo lugar, empujar esos grupos a la clandestinidad podría ser incluso más peligroso”, afirmó el sociólogo, quien defiende la creación de un sistema de denuncia específico para los casos de violencia en las barras organizadas

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *