Inundan el campo electoral los saltamontes políticos

Una vez más y como en cada proceso electoral, el horizonte se inunda con los saltamontes políticos. Son aquellos que por años han vivido al amparo de los cargos públicos saltando de un espacio a otro según los favorezcan los vientos.

La reelección y la figura de candidaturas independientes ha ampliado el margen de acción de quienes hoy buscan clarificar su futuro político y personal a la sobra de los cargos de representación popular.

En Michoacán son múltiples los ejemplos al respecto, uno de los más significativos el de Fausto Vallejo Figueroa, quien recientemente se destapó en la búsqueda de la candidatura por la presidencia municipal de Morelia esto luego de ser gobernador del Estado en lo que fue un periodo de fuerte inestabilidad política para la entidad. Él ha sido ya alcalde moreliano en tres ocasiones.

Otro caso emblemático es el de Cristóbal Arias Solís que busca arribar al senado a través de Morena. Él ya ha sido diputado federal y senador en más de una ocasión.

Está también el caso de Antonio García Conejo que, al amparo de la figura de su hermano el gobernador Silvano Aureoles Conejo, aspira a ser senador de la República a menos de tres meses de asumir el cargo de diputado local, el cual ya había desempeñado anteriormente. También ha sido diputado federal y alcalde de Huetamo.

El panista Carlos Quintana Martínez actualmente es coordinador parlamentario albiazul en el Congreso, anteriormente ya había sido diputado local, y ahora busca presidir los destinos del ayuntamiento moreliano.

El dirigente estatal priista Víctor Silva Tejeda es otro de los que quieren saltar al Senado de la República. Él ha sido dos veces diputado local y dos veces federal, además de haber ocupado múltiples cargos públicos y partidistas.

Luisa María Calderón Hinojosa es otra gran saltarina, ella ahora busca por la vía independiente ser diputada federal. Ha sido senadora y legisladora federal en diferentes ocasiones.

Está la coordinadora parlamentaria del PRI en el Congreso local, Adriana Hernández Íñiguez también quiere ser senadora, ella ya ha sido legisladora federal.

Para la alcaldía Moreliana la priista Daniela de Los Santos quiere ser la candidata de su partido. Ella ha sido síndica en el ayuntamiento moreliano, legisladora local y actualmente es diputada federal.

Marco Polo Aguirre Chávez también quiere ser alcalde por el PRI en Morelia, él saltó de diputado local a dirigente estatal del PRI y luego a diputado federal, de donde quiere emigrar a munícipe.

En la práctica de los saltamontes políticos, hay otro caso significativo aunque no guste mostrarse como un perfil de mucho peso, es el caso del diputado local perredista Jaime Hinojosa Campa, fue presidente municipal en Maravatío de 1999 al 2001, de ahí saltó a la diputación local que ocupó de 2002 a 2004, luego retornó a la alcaldía de 2005 a 2007 y de ahí retornó a la diputación local en la LXXI Legislatura, luego tuvo un periodo de asueto y para el 2015 retornaría al Congreso local una vez más como diputado.

El alcalde moreliano Alfonso Martínez Alcázar es otro de los que han navegado de un cargo a otro, ahora quiere repetir vía reelección como edil. Él ha sido dos veces diputado local y una vez federal.

El priista Wilfrido Lázaro Medina quiere ser por segunda vez alcalde moreliano, cargo que ocupó de 2012 a 2015, él ha sido ya en dos ocasiones diputado local.

Y así sigue la lista interminable de quienes saltan de un sitio a otro, algunos quedarán con sus aspiraciones truncas una vez que los partidos y coaliciones concreten la definición de sus candidaturas y éstas se sometan al tamiz del electorado en la contienda.

Comentarios

comentarios