En los últimos años, el ‘huachicol’ subió excesivamente en los municipios gobernados por el PRI y el PAN

SIN EMBARGO

El Gobierno federal lanzó un plan de desarrollo para el bienestar en 91 municipios de nueve estados, un cinturón que va de Veracruz a Jalisco donde hay robo de combustible. De 2000 a 2018 se han registrado aumentos en tomas clandestinas hasta de 15 mil 900 por ciento en el caso de Cuautepec de Hinojosa, Hidalgo, y de 10 mil 900 por ciento en Silao, Guanajuato, de acuerdo con datos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El martes pasado, Cuautepec agregó una toma más a la lista, la cual generó una fuga de combustible de hasta un metro de altura que duró alrededor de dos horas. Las clases dentro del Colegio de Bachilleres ubicado a unos metros fueron suspendidas. A cuatro días de la explosión en Tlahuelilpan que causó la muerte de más de 100 personas, no se vieron pobladores con la intención de llenar bidones.

La mayoría de esas localidades han sido gobernadas por alcaldes priistas o panistas –algunos ya muertos o acusados de peculado–, y en 17 comunidades más de la mitad vive en pobreza, de acuerdo con el más reciente informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“Todo esto se fue originando por el abandono al pueblo y por la corrupción. Se dedicaron a robar, a saquear y le dieron la espalda al pueblo de México, sobre todo a los más desprotegidos, a los más pobres”, dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador al presentar el programa.

En total se atenderán a un millón 688 mil 447 personas con una inversión de 3 mil 857 millones de pesos. Los apoyos consisten en pensiones para adultos mayores, personas con discapacidad, pequeños y medianos productores de maíz, trigo, sorgo, cebada, frijol, arroz y alfalfa, beca a jóvenes que se capaciten en talleres o comercios locales, así como tandas (créditos para emprender).

Brote de huachicol

De acuerdo con una revisión de tomas clandestinas reportadas por Pemex tras una solicitud de Serendipia, en 28 municipios hubo un aumento de 2000 a 2018, y en 46 municipios el huachicol no aparecía en el radar hace 18 años.

Pero brotaron y, por ejemplo, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, se pasó de cero a 171 tomas, y en Tala a 109 durante el periodo referido. En ambos pasa el ducto Salamanca-Guadalajara.

En el municipio hidalguense Cuautepec de Hinojosa, donde está el ducto Tuxpan-Azcapotzalco, se documentó una toma clandestina en el 2000. Tras gestiones priistas, saltaron a 160 tomas en 2018, un 15 mil 900 por ciento más. Ahí el 59.40 por ciento de sus habitantes enfrenta la pobreza.

En Guanajuato, el municipio de Silao se ubica entre el ducto de Salamanca-Guadalajara y Salamanca-León. El 43.30 por ciento vive en pobreza. De gobierno panista, en el 2000 solo se registró una toma ilegal, pero para 2018 ya hubo 110 tomas, un 10 mil 900 por ciento más.

En el Irapuato panista, con 37.20 por ciento con pobreza, en el 2000 no se sabía del robo de gasolinas. Pero 18 años después, hubo al menos 75, y en Salamanca, también panista, 89 tomas.

Leer más en Sin Embargo

Comentarios

comentarios