Disfunción eréctil, información para que nunca te pase

Doctissimo

La disfunción eréctil es una enfermedad que afecta a más de 150 millones de hombres en el mundo, según datos de los laboratorios Pfizer, creadores de sildenafil, sustancia que revolucionó el tratamiento de la conocida popularmente como “impotencia”. Ese número de varones equivale a decir que poco más del 50% de la población masculina en el mundo con más de 40 años, padecen disfunción eréctil. Así que relájate, no eres el único y además hay opciones de tratamiento.

La disfunción eréctil (hace mucho que dejó de llamarse impotencia sexual, porque era una definición que castigaba al hombre por algo que no tenía culpa) es la incapacidad de conseguir y mantener la rigidez del pene el tiempo necesario para sostener una relación sexual.

Las causas de la disfunción eréctil pueden ser psicológicas, orgánicas y mixtas, de acuerdo con las palabras del Dr. David Barrios Martínez, sexólogo clínico y psicoterapeuta.

Las psicológicas se deben al estrés, la presión laboral y social o la depresión.

Las causas orgánicas pueden ser varias: infecciones en la próstata, una glándula que forma parte del órgano reproductor. La glándula rodea la uretra -un tubo encargado de pasar la orina desde la vejiga o bien pasar el semen – o el abuso en el consumo de alcohol, tabaco y drogas como la cocaína. También padecimientos como la diabetes o algunas enfermedades del corazón.

Si notas que no pasa nada en tres meses

Si sólo te ha ocurrido una vez, ni te preocupes e inténtalo de nuevo. Se considera que existe la posibilidad de padecer disfunción eréctil cuando durante los últimos tres meses no has logrado mantener una relación sexual completa, debido a que el pene ha vuelto a la flacidez antes de eyacular y al hecho de que no tengas erecciones nocturnas —lo normal es que tengas erecciones involuntarias de 3 a 5 ocasiones- y una por la mañana.

Disfunción eréctil: Habla del problema para solucionarlo

Lo primero es hablarlo con tu pareja, señala el especialista No lo ocultes, no sólo podría estropear tu vida sexual, sino tu relación de pareja.

Lo segundo es ir al médico, él hará una revisión física, revisará tus testículos, pene y hará pruebas de presión sanguínea. Si lo considera necesario, te mandará a hacer pruebas de sangre y de orina para descartar otras enfermedades (como la diabetes), que podrían ser la causa de la disfunción.

Si todo esto está en orden, entonces tal vez la disfunción eréctil se deba a causas psicológicas.

Contra la disfunción eréctil, hay tratamientos efectivos

En ambos casos, la disfunción por razones orgánicas o psicológicas, hay soluciones, como el sildenafil, que se toma una hora antes de la actividad sexual y permite un aumento del flujo sanguíneo hacia el pene, lo que facilita la erección.

Aunque también existen otras dos opciones, tadalafil y vardenafil; el médico te dirá cuál es la mejor opción para ti. Dependerá de tu edad, de la frecuencia de tu vida sexual y de tu historial de enfermedades, explica el Dr. Barrios Martinez.

Si el problema es grave, digamos que la disfunción se deba a una lesión en el aparato reproductor, se puede recurrir a la cirugía y reconstruir arterias o incluso implantar un dispositivo que permita la erección.

La disfunción eréctil -enfatiza el sexólogo- es tratable en todas las edades. No te angusties, la medicina y la sexología clínica contemporáneas tienen una solución para este problema para casi todos los hombre que la padecen.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *