Díaz-Canel: EE.UU. pasó del silencio a la injuria contra Cuba

El presidente Miguel Díaz-Canel expresó hoy que Estados Unidos pasó del silencio a la injuria al no responder por el ataque a la embajada en Washington y acusar a Cuba de no cooperar en la lucha antiterrorista.

!Inmoral! EE.UU. rompe récord de cinismo y pasa del silencio a la injuria, al incluir a #Cuba en lista espuria’, escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Acusa a la nación víctima, de no cooperar contra el terrorismo. Estados Unidos miente y ofende porque no puede responder con la verdad sin acusarse a sí mismo, añadió Díaz-Canel.

La Casa Blanca anunció la víspera que reincorporó a la isla a la lista de naciones que “no cooperan con los esfuerzos antiterrorista”‘, mientras mantiene silencio sobre el ataque a la Embajada de La Habana en Washington.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, calificó este miércoles de “espuria” la lista, y cuestionó que Estados Unidos no condene ni responda a las interrogantes sobre el ataque terrorista contra la legación cubana en Washington el pasado 30 de abril.

Por su parte, el director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, subrayó en Twitter que hay una larga historia de actos terroristas cometidos por el gobierno de Estados Unidos contra su país.

Muchos de esos actos con la complicidad de las autoridades e individuos y organizaciones que ejecutan esas acciones desde territorio estadounidense, subrayó el diplomático.

El Departamento norteamericano de Estado incluyó a Cuba, Venezuela, Irán, Siria y la República Popular Democrática de Corea en su lista de países que ‘no cooperan completamente’ con sus esfuerzos antiterroristas.

El texto refiere que con base a esa normativa, se prohíbe la venta o licencia para la exportación de artículos y servicios de defensa a estos Estados.

Sin embargo, Cuba es blanco de esa y otras muchas sanciones contempladas en el bloqueo económico, financiero y comercial aplicado por Washington hace casi seis décadas.

Hace  hoy 56 años, el entonces presidente estadounidense Lyndon Johnson, prohibió a todos los países del mundo vender medicinas o alimentos a Cuba, política que hoy mantiene y endurece el Gobierno de ese país contra la isla.

Las primeras sanciones contra la mayor de las Antillas fueron aprobadas en 1960 y en febrero de 1962 se recrudecieron. Pero el 14 de mayo de 1964, Estados Unidos suspendió el envío de alimentos y medicamentos a la nación caribeña.

Bajo el argumento del combate al comunismo, Washington pretendía estrangular la economía cubana, luego del fracaso de la invasión militar por Playa Girón, en 1961, perpetrada por mercenarios apoyados por fuerzas del Gobierno de ese país.

Washington usó como justificación también la implementación de un grupo de medidas a favor de la soberanía del país por parte de La Habana, como la nacionalización de centrales azucareros y de grandes compañías extranjeras.

El Departamento estadounidense de Comercio decidió entonces la enmienda de las Regulaciones a la Exportación hacia Cuba, revocando la emisión de licencias generales para embarques de alimentos y fármacos.

En julio de 1964 las presiones de la Casa Blanca llegaron a la Organización de Estados Americanos (OEA), que impuso un bloqueo sobre todo el comercio con la isla caribeña, excepto en alimentos, medicinas y suministros médicos.

A la vez, Washington negoció con países europeos para que aplicaran sanciones contra la mayor de las Antillas.

Desde entonces, la política de bloqueo de Estados Unidos hacia Cuba no ha variado, por el contrario, han aumentado las presiones para asfixiar a la isla, sobre todo ahora, cuando el país se enfrenta además a la Covid-19.

Según las autoridades cubanas, desde 2017 el Gobierno estadounidense ha aplicado contra la isla alrededor de 200 sanciones, lo que evidencia el recrudecimiento del cerco.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *