Alfredo Ramírez, el otro rostro de Morena

Morelia, Michoacán.- Tanto a nivel nacional como en Michoacán vemos una lucha intestina entre los morenos puros que fundaron el partido en tiempos de vacas flacas, y los morenistas de ocasión que llegaron en busca de candidaturas o espacios de poder. La fortaleza de Morena en el proceso electoral del 2021 dependerá en gran medida de que ambos bandos logren, si no una paz duradera, al menos una tregua.

En esas circunstancias los perfiles más valiosos para Morena serán aquellos que logren neutralizar la confrontación interna, y conciliar a ambas corrientes. La tarea no es nada sencilla, pero en el caso de Michoacán ya se comienza a vislumbrar un perfil con capacidad de lograr la hazaña: Alfredo Ramírez, quién fue parte del gobierno de AMLO en el Distrito Federal, y ha recorrido todo el periplo del Movimiento de Regeneración Nacional.

El segundo informe legislativo de Alfredo Ramírez , en la Plaza Juárez de Morelia, pintaba para ser un fracaso a cielo abierto, ya que la lluvia no cesaba antes de iniciar; sin embargo, en una lectura más política, este acto fortaleció al morenista que dejó ver su capacidad de convocatoria, y la solidaridad que puede concitar entre sus allegados, quienes aguantaron estoicamente bajo una ligera lluvia.

El diputado reunió a prácticamente todos los liderazgos de Morena: los exdirigentes estatales Sergio Pimentel, Roberto Pantoja y Miguel Ángel Sandoval, aspirantes a la dirigencia como David Soto y Juan Pablo Celis, diputados federales y locales fundadores de Morena que, en otras circunstancias, difícilmente se encontrarían en un mismo sitio sin romper lanzas.

También lo acompañaron quienes en 2018, sin ser militantes, llegaron a Morena por la vía de las candidaturas; Raúl Morón e Itzé Camacho, alcaldes de Morelia y Lázaro Cárdenas, respectivamente, así como el diputado federal Iván Pérez Negrón.

No podían faltar quienes aspiran a ser candidatos morenistas a algún cargo de representación popular en el 2021, como Carlos Torres Piña y Juan Carlos Barragán, quienes renunciaron posteriormente al PRD.

Alfredo Ramírez demostró ser el liderazgo de Morena que tiene mayor capacidad de interlocución con diversos fuerzas políticas y sectores sociales, además de que ha dejado claro el arraigo que tiene entre los obradoristas.

Quizá el propio diputado local no se de cuenta de ese potencial que tiene para conciliar entre tirios y troyanos, pero corresponde a sus propios compañeros de partido aprovechar sus cualidades para la unificación del partido, ya que es además el único que ha defendido abiertamente a la militancia para reclamar el lugar que les corresponde en la definición de candidaturas.

Ramírez Bedolla es nombrado entre los posibles candidatos de Morena a la gubernatura, y es además el único militante con proyección de candidato, por lo que representa para los morenistas la alternativa de gobierno más incluyente, toda vez que es claro el desdén de Cristóbal Arias a los fundadores y militantes del partido.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *